¿Cómo mantenerse en forma también en verano?

El verano ya está aquí, y con él, todas sus ventajas e inconvenientes. Por una parte, lo positivo del verano son las vacaciones, la playa o el tiempo libre. Por la otra, puede hacernos descuidar nuestros hábitos alimenticios, no practicar deporte o exponernos demasiado al sol, cosa que nos puede pasar factura.

El verano es un tiempo que invita a relajarse, tanto mental como físicamente. Para muchas personas que intentan cuidarse durante el año, practicando deporte y llevando una alimentación sana y equilibrada, la llegada del verano supone tener que resistirse a tentaciones de todo tipo. Es más apetecible tumbarse bajo una sombrilla leyendo un libro que tener que salir de running, y también lo es comerse un helado mientras paseas que tomar una fruta…

mantenerse en forma

Debemos tomar la llegada del verano con naturalidad, sin obsesionarnos. No seguir el mismo ritmo que en invierno es lógico. A partir de ahí, construyamos nuevos hábitos. Aunque no hagamos lo de siempre, podemos seguir una pautas para llevar un verano saludable:

HIDRATACIÓN

El agua y las frutas de verano son la hidratación perfecta. El calor hace que perdamos mucho líquido, por lo que mantenernos bien hidratados es fundamental. La sandía o el melón son frutas ricas en agua, por lo que también son un complemento a la hidratación (incluso mejor, porque suman minerales y vitaminas).

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Haz de las sopas frías, ensaladas y pescado, la base de tu alimentación veraniega. ¿Verdad que es lo que más apetece comer? ¡Sácale provecho! También vigila las  cantidades. Uno de los peligros del verano es el «tapeo», cuando acabamos comiendo más de lo que realmente necesitamos…  Con un poco de sentido común, moderación y templanza, problema resuelto.

EJERCICIO Y MANTENERSE EN FORMA

Intenta practicar algo de deporte, aunque sea 3 días a la semana, 15 o 20 minutos.  Como decimos, es lógico que de pereza, pero es importante es que no nos desenganchemos del todo. ¡Nadar es un gran deporte! Aprovechemos la piscina o la playa para hacer ejercicio.

PROTECCIÓN DE LA PIEL

¡Protección solar SIEMPRE! Recuerda que es mejor si se pone 30 minutos antes de la exposición al sol, y repetir cada hora u hora y media. Recuerda que el sol sigue quemando aunque no estés en la playa, así que si vas a salir a la calle, aunque sea a pasear, protégete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.